Periodoncia

Un promedio de tres de cada cuatro adultos padece algún tipo de enfermedad periodontal. En la mayoría de los casos las enfermedades de las encías transcurren sin dolor y muchos pacientes las padecen sin saberlo, llegando a enmascarar una enfermedad en un estado avanzado.

Su detección precoz y tratamiento son extremadamente importantes, siendo necesaria la ayuda de un odontólogo especializado que, mediante un examen clínico y radiológico completo, pueda realizar un diagnóstico correcto.

Los primeros signos y síntomas que aparecen cuando una encía no está sana son: el sangrado espontáneo o, tras el cepillado, la inflamación, el enrojecimiento y la hinchazón de la encía.

Cuando el problema avanza se pueden detectar otros síntomas como la retracción de las encías, dientes con aspecto más largo, presencia de pus; mal sabor y mal olor de boca, movilidad y separación de los dientes, aumento de la sensibilidad con el consumo de bebidas y alimentos fríos, sensación de ardor y dolor en las encías.

¿Qué es el mantenimiento periodontal?

Una vez concluida la primera etapa del tratamiento periodontal y cuando el especialista determina que la enfermedad está controlada, es necesario establecer un régimen de visitas periódicas.
El mantenimiento constituye una etapa fundamental del tratamiento periodontal y la única manera de conseguir el control de la enfermedad periodontal a largo plazo, ya que es crónica.

En cada visita de mantenimiento, la higienista dental especializada llevará a cabo una serie de actuaciones protocolizadas: verificación de la situación clínica de cada diente, valoración de la higiene bucodental y eliminación del cálculo que se haya vuelto a formar. El intervalo de visitas será establecido por el periodoncista en base a las necesidades individuales de cada caso particular, pero suele oscilar entre 3 y 6 meses.

Evite confundir el mantenimiento periodontal con una simple limpieza bucal, ya que se trata de una acción médica individualizada según la situación de cada paciente en cada momento concreto.